¿Diamantes sintéticos o los de verdad? El debate solo ha hecho que empezar

Los diamantes sintéticos se han puesto de moda últimamente. Como amantes de las joyas hemos querido hacer un poco de investigación al respecto y extraer comparaciones entre los diamantes reales y los sintéticos.

Tenemos la idea de que el diamante sintético se han convertido en una verdadera amenaza para el diamante natural, pero ¿cómo se puede competir realmente con algo que es un milagro natural? Para nosotr@s, amantes del brilli brilli, es muy importante reflexionar sobre el valor emocional de las gemas de nuestras joyas, y este es un tema que da y dará que hablar en los años venideros.

  1. ¿Como saber si es un diamante natural o sintético?. No es fácil notar la diferencia con el ojo humano, ni siquiera con métodos tradicionales como lupas y microscopios. Los diamantes cultivados en laboratorio tienen esencialmente las mismas características físicas, químicas y ópticas que sus homólogos naturales.Para imitar las condiciones naturales necesarias para que el carbono se convierta en diamante, se necesitan máquinas especiales que son capaces de producir diamantes sintéticos idénticos a los naturales. No es fácil notar la diferencia con el ojo humano, ni siquiera con métodos tradicionales como lupas y microscopios. Los diamantes cultivados en laboratorio tienen esencialmente las mismas características físicas, químicas y ópticas que sus homólogos naturales.
  2. Los diamantes naturales se crearon hace miles de millones de años, en las profundidades del núcleo de la Tierra y tienen un valor significativo. Los diamantes artificiales se crean de una manera radicalmente diferente. Se cultivan a partir de semillas en laboratorios de última generación en cuestión de semanas.
  3. Los diamantes artificiales no son necesariamente más baratos que los auténticos. Los avances científicos han contribuido a este cambio en el mercado, ya que están produciendo alternativas brillantes y realistas a los diamantes naturales. Pero creo que esto cambiará. Con el tiempo, creo que los diamantes auténticos subirán de valor, ya que las economías emergentes y el aumento del nivel de vida seguirán alimentando la demanda y abriendo nuevos mercados, sobre todo en África.
  4. Otro factor sorprendente de los diamantes cultivados en laboratorio es que no son tan respetuosos con el medio ambiente como se podría pensar en un principio. A menos que el laboratorio utilice fuentes de energía renovables, para producir estos cristales se necesita una enorme cantidad de electricidad. 
  5. Por supuesto, no se puede pasar por alto el impacto medioambiental de la extracción de diamantes y su historial de prácticas mineras poco éticas. Los diamantes naturales se extraen de millones de toneladas de roca excavada en grandes pozos abiertos, principalmente en Botsuana, Canadá y Rusia. Conocidos como diamantes en bruto, estas gemas se pulen y tallan en Amberes o la India, antes de llegar a las joyerías, talleres y comercios.
  6. A diferencia de los diamantes de sangre de las guerras civiles africanas, los sintéticos no son conflictivos. Esta es una diferencia importante y algo que el amante de la joyería de hoy debe tener en cuenta a la hora de comprar.

Es importante que para que esta evolución funcione el cliente final sepa lo que esta comprando y este alineado con su ética.

Los Diamantes creados por la madre tierra no desaparecerán seguramente, su extracción cada vez será menor, eso es obvio, pero en cambio aumentarán de valor al reducirse la oferta.

Cada vez más marcas empezaran con el uso de diamantes sintéticos en sus joyas y así poder alinearse con las nuevas generaciones, más concienciadas en contra de este tipo de prácticas.

 

Dejar comentario

Todos los comentarios seran moderados antes de ser publicados